domingo, 24 de enero de 2010

mujERES inFIELes

... a mis 3 curro-mosqueteras.


Una encuesta realizada a una amplia muestra, situaba a Chile en el primer puesto del ranking de mujeres infieles (62%), por tanto, las chilenas son las campeonas mundiales de la infidelidad femenina.

De eso se deduce entonces, que los hombres chilenos son los campeones mundiales de los cornudos (óptica eminentemente masculina).


Pero hay que tener en cuenta que, sin la participación activa de los hombres, estas cifras no serían posibles. A no ser que la mujer sea infiel con otra mujer, que es posible, pero poco habitual.

Me estaba preguntado porqué las mujeres casadas tienen amantes.
La pregunta no tiene ningún tono peyorativo, al contrario: creo firmemente que en materia de relaciones todos tenemos los mismos derechos y libertades, así que si abundan los hombres con amantes, ¿por qué ni iban a abundar las mujeres con ídems?

Me lo preguntaba desde un plano algo más profundo, más trascendental, más... ¿cotilla?


Siempre se ha dicho que las mujeres engañan a sus parejas por algo, ya que la mujer tiene un profundo instinto monógamo, y son fieles a menos que sean profundamente infelices. ¿Entonces, es la mujer capaz de ir en contra de su instinto por motivaciones tales como la venganza? ¿La venganza puede ser un motivo de infidelidad? No lo creo, y en todo caso no que sea el mas presente en la lista de motivaciones femeninas para “poner los cuernos”. También se dice que, en general, la mujer infiel no se siente amada, no se siente valorada... y eso la inhibe sexualmente con su pareja, que una mujer lo que busca al ser infiel, es subirse la autoestima. ¿Tiene esto cierto sentido?.

Yo me inclino más a pensar que, lo que las mujeres que son infieles buscan es el “romance”, ese que en la mayoría de los casos, va perdiendo intensidad con el tiempo en la relación de pareja, y en algunos casos, hasta desaparece por completo.

Son muy pocas las mujeres que logran separar el dominio afectivo del dominio sexual, por lo tanto, un amplio número de mujeres infieles, tienden a construir una relación que se proyecte en el tiempo, aunque sea clandestina (a mi parecer, craso error, permítanme el inciso, si ya es difícil mantener –en todo el término de la palabra- una pareja, imagínense dos. Fin del inciso).

Las mujeres casadas que tienen amantes no son lo mismo que las mujeres casadas que ponen los cuernos a sus maridos, y me explico. Un amante es alguien a quien ama, que la ama, por el que hace locuras, por el que se plantea cada dos por tres dejar la familia, aunque cada dos por tres se diga que no lo hará. Al menos eso dicen todas las casadas con amantes que yo conozco o que he escuchado.

Pero las mujeres no son tan miedicas como los hombres, tienen algo de inconsciencia que les lleva a hacer tonterías pasionales sin echar cuenta alguna a su raciocinio. Algo así como cuando un hombre pasa por delante de un escaparate de camino a casa y se compra impulsivamente un TV plasma de 50 pulgadas con Home Cinema carísimo que luego tiene que pagar a base de sudores fríos. Ellas por amor son perfectamente capaces de dejar a sus maridos. Y sin embargo, muchas de ellas no lo hacen. ¿Porqué?

Los hijos no son un motivo, porque se quedarán con ellas tras el divorcio. La casa tampoco. Ni el coche. Ni siquiera el plasma ese que impulsivamente se compró el marido: se lo queda ella, majete, así son las cosas.
Entonces, ¿porqué?.

Cada una de ellas, individualmente, tendrá su motivo. Creo que si cada una de esas mujeres explicase a sus maridos ese motivo, el por qué tienen un amante, mas de uno caería fulminado, ... o moriría la relación clandestina. Claro que para esto último el marido tendría que entenderlo, aceptarlo, asumirlo, y obrar en consecuencia pero, probablemente, lo único que hará cuando lo sepa es pensar "Ya!!, lo que tú eres, es un pendón y punto." Vaya, con un marido así, no me extraña que tengáis amantes.

Hay otras mujeres que dicen no, "yo soy fiel a mi pareja", o "yo si vivo una relación la vivo 100% y si no me siento completa, rompo". La fidelidad cuesta, si, pero se supone que compensa, ¿no?.

Respecto de "el engaño" o qué se entiende por “engañar” existen cientos de teorías. La incombustible Samantha Jones decía: "Ellos engañan por la misma razón por la que los perros se lamen las pelotas: porque pueden. Forma parte de su biología" ¿La infidelidad es algo innato en el sexo masculino, entonces?

¿Que diferencia existe entre el engaño femenino y masculino? ¿Que a ellos les impulsa la testosterona y a nosotras las emociones? ¿Donde quedan entonces las hormonas femeninas? ¿No cuentan? Me estoy liando... que yo de científica no tengo nada.
Pero si tengo mi propia teoría, y es que yo creo que cada persona tiene un concepto distinto de lo que significa el engaño en función de cuánto quiere engañar esa persona (hay quien no lo tolera y hay quien se declara mas comprensivo y realista en cuanto a la naturaleza humana).
¿Relativismo moral? o ¿engaño cuántico?
No se puede definir el engaño en términos absolutos, y eso no significa que me parezca bien engañar, todo lo contrario.


No seré yo quien critique ni juzgue las actitudes de nadie. Quizás, nadie sea tan bueno y nadie sea tan malo. Quizás nadie tiene la verdad absoluta. Quizás, simplemente cada mujer es distinta. Quizás todas somos FIELES, a nuestra manera...


De cualquier forma

Apuesto por la fidelidad
Apuesto por la fidelidad a ti misma
Por las mujeres que tienen la sonrisa puesta en la cara y la botella de champagne en el alma
Cada uno de nosotros somos responsables de nuestra propia felicidad. Ni el marido, ni la mami, ni los hijos, ni siquiera el posible amante...
Brindo por las mujeres "desinhibidas con sus parejas" y que disfrutan de su relación sexual sin pudores y sin tabúes
Brindo por las mujeres que saben que sus orgasmos son su responsabilidad
y que siguen el camino del orgasmo
El orgasmo es un derecho humano

24 comentarios:

Silvia_D dijo...

La infidelidad, la considero personalmente, la consecuencia de la infelicidad en la pareja o el resultado de un colocón en una noche loca jajaja No le doy demasiada importancia mientras no sea yo, la cornuda ;)
Muacksss

Joaquin dijo...

Irene, yo que tengo unos años mas que tu, te puedo asegurar que eso que afirmas de la testosterona y emociones es el tipico cuento que la educación ortodoxa nos ha enseñado. Tanto a las mujeres como a los hombres les gusta practicarlo y si hay confianza y formación, en todas sue matices.
Lo que cambia despues es la relación de la pareja y, el "enamoramiento" o pasión que existe en un principio de las relaciones; dado que, se tiende a acomodarse-aburguesarse y tu mente empieza a desviarse hacia otros objetivos o finalidades.En el momento en que por casualidad conoces a otra persona que digamos despierta tu curiosidad en la persona se despierta la tensión que tenias con tu pareja.
Respecto a la infidelidad, yo estableceria dos clases: aquella que tienes un dia casualmente y la que es mas continua. Para mi, la primera es comprensible y justificable pero, la segunda no.
¿Porque? porque nadie te obliga a formalizar una relación que lleva consigo un compromiso y unas reglas y la obligación de respatarlas. Si no estas conforme, los planteas ó rompes el contrato pero,mientra perdure hay que ser leal.
Otro modo es cuando dos personas establecen lo que yo denomino relaciones libres en las cuales cada cual vive en su casa y hace de su vida particular lo que buenamente pueda. Una de las "pegas" de estas relaciones es que resulta muy dificil tener hijos y cuidarlos por los "problemas" de todo tipo que conllevaria.
Como veras no te estoy hablando de los aspectos economicos en el matrimonio (ya he dicho la palabrita ) que condicionan y sobre todo a las mujeres; aunque por fortuna al haber ingresado la mujer en el mundo del trabajo, las cosas han cambiado y para mejor para ellas.
Por ultimo, discrepar de ti en cuanto a que la mujeres son fieles... a vuestra manera. Para mi todos hombre y mujeres son unos potenciales infieles y si no lo llevan a la practica, no es por ganas sino por oportunidad.

amelia dijo...

Joaquin, me has dejado sin palabras, hay que ver que bien conoces a las personas, si, estoy de acuerdo contigo, y en cierto modo también con Irene
del post de Irene, tendria que destacar algo que me ha llegado al alma, eso de las mujeres son profundamente monogamas, algo así... vaya cuento, que nos han contado

amelia dijo...

Joaquin, en lo del engaño "cuantitativo", no estoy de acuerdo... mira, con eso se justifica mucha gente, tu engañas, y engañas, tiene el mismo valor 70 veces con personas distintas, que 70 veces con la misma, aunque haya quien piense, que por ser con distintas personas, eso no es importante

Irene dijo...

SILVIA,
cuando una mujer es profundamente infeliz... pueda ser un motivo... no digo que no. Sin embargo ahí están las estadísticas que siguen arrojando que la incidencia de la depresión en personas casadas es de cuatro mujeres frente a un hombre. Da qué pensar, no?

JOAQUIN,
lo que dices que yo afirmo, lo hago entre interrogantes (puntualizo). No estoy deacuerdo contigo en que tanto a hombes como a mujeres les gusta practicarlo. Hay personas que sus valores morales, creencias, ... les impiden siquiera planteárselo e incluso manifiestan repugnancia ante ese tipo de pensamientos.
En el resto de tu comentario, veo que coincidimos 100%.

Respecto a lo que tanto JOAQUIN como AMELIA aluden, si es mas perdonable o justificable una "canita al aire" que un/a amante, yo particularmente aplico mi propia teoría, y es que, en este sentido cada uno se pronuncia en función de cómo se comportaría él mismo, es decir, de cuánto o cómo contempla cada uno la posibilidad de ser infiel y de ser perdonado, por tanto. El que no se plantea jamás de los jamases ser infiel es completamente intolerante con el tema. Por el contrario, el que no descarta ser infiel, en mas o menos grado, se muestra mas comprensivo con según qué actos.

Amelia, ya ves, la mujer si es infiel es porque es profundamente infeliz ya que su instinto monógamo las mantiene fieles, ¡cómo te has quedao!!??

¿Y qué pasa cuando, en palabras de Joaquin, "por casualidad conoces a otra persona que digamos despierta tu curiosidad y se despierta la tensión que tenías con tu pareja"? Pues tres opciones, (o ¿hay mas?)
1. Nada, se deja correr, y se evita la ocasión. Porque si quieres evitarlo, puedes.
2. Una relación clandestina, tipo canita al aire o duradera en el tiempo. A riesgo de ser pillado, y perder, mucho o poco en función de lo que cada uno valore lo que tiene.
3. Una separación. Normalmente esta no se da, sin haber pasado primero por el punto 2. Las personas no solemos ser tan honestas, no seamos hipócritas.

Esto ya, a gusto del consumidor. Cada cual, que con su capa haga un sayo.

Interesante debate!! quien da mas??

Besitos insurgentes a tod@s.

Irene dijo...

Copio aquí otra opinión acerca del post, dejada en otro comentario:

blassegura150 dijo:
Pues para empezar me parece genial y muy interesante tu BLOG. Y con respecto al pos´t de mujeres infieles, estoy de acuerdo contigo en la mayoría del texto, pero claro, supongo que al ser hombre, veo algunos detalles desde otra perspectiva.
Por ejemplo: no creo, que los hombres solamente actuemos por impulsos. No es lo mismo tener el impulso de comprar un plasma de 50”, que ponerle los cuernos a la mujer de la que estas enamorado. Pienso que cuando estas enamorado y al ser tan “miedicas” no te la juegas. Otra cosa sería en el caso de que la relación no funcione, que entonces, sí entra el factor de la testosterona para los hombres y el romance para las mujeres.

Anónimo dijo...

Cuestión de oportunidad, desde luego que si
Marisol

Mª ANGELES dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Aliena76 dijo...

Supongo que la mayoría buscan o tienen un amante porque éste les da algo que no les da su marido: ya sea sentirse queridas, mimadas, deseadas...no hay que negar tampoco el atractivo del riesgo, el morbo de lo "prohibido", la aventura...en definitiva, hombres y mujeres buscamos la felicidad y lo que está clarísimo es que si alguien (del sexo que sea) busca a otro/a es porque la relación con su pareja falla...da igual quién tenga la culpa, tal vez los 2, tal vez nadie...pero tenemos que luchar por sentirnos felices y si ello lo implica, un poco de egoísmo tampoco es un crimen...ahora bien, en cada uno está la decisión de ser honestos y consecuentes no sólo con nuestros actos, sino tambien con nosotros mismos y con la persona con la que algún día adquirimos un compromiso del tipo que sea...que una cosa es dejarse llevar y permitirse ser feliz y otra muy distinta es ser un capullo/a

:)

Mª ANGELES dijo...

hay hombres y mujeres infieles,sabemos que la tentación existe,el matrimonio no implica que sea para toda la vida,te puedes enamorar cualquier día,se puede pasar del amor al desamor e incluso al odio,aún queriendo a tú pareja te puedes sentir atraída por otra, a veces una infidelidad es sólo sexo otras mucho más,se puede ser infiel con el pensamiento o con el cuerpo, por eso no seré yo quien juzgue a nadie, cada mujer es un mundo,habrá mujeres que sólo busquen un romance,otras que disfruten de una relación prohibida, otras que sean infelices con sus parejas y necesiten una relación afectiva paralela,otras que lo hagan por despecho.... pero también están esas personas que llevan una relación basada en la confianza, fidelidad y respeto porque en definitiva hay amor, y sus parejas cubren todas sus necesidades,para estas últimas la infidelidad pasa de largo en sus vidas....

Anónimo dijo...

Querida insurgente:
Creo que la infidelidad no puede deberse a un solo motivo universal.
Las relaciones son únicas en sí mismas, ningua se rige por las mismas reglas que otra, ya que si cada uno de nosotros somos en muchos aspectos distintos del resto de la humanidad, imaginate la cantidad diferente de fusiones que se pueden dar entre 2 personas; descendientes del homo sapiens, que arrastraba a su pareja por la espelusmada cabellera hace algunos siglos.
Uno de los principales condicionantes del por qué de la infidelidad, creo que es el enfoque de su paso por vida que tiene cada individuo, que desemboca en incontables enfoques de lo que para cada cual supone una relación, y en consecuencia lo que supone para cada persona su media naranja.
Alguien me dijo hace poco, que no somos medias naranjas, si no naranjas enteras.
Nuestros padres y educadores, nos han inculcado esa filosofía de vida, que ellos a su vez han mamado de sus ancestros.
Puede por tanto que una de las múltiples respuestas que puedo darte, si realmente quieres un motivo que justifique la infidelidad, es que nuestro subconsciente nos arrastra a la búsqueda de la media naranja, cuando su existencia no es más real que la de los 3 repartidores de oro, incienso y mirra.
Esta inutil búsqueda, que llevamos a cabo en un intento de buscar un hueco políticamente correcto en la sociedad contemporánea, nos impide practicar sexo sin miramientos, remordimientos, y sin disfrutar al cien por cien sin mirar con quien.
Espero que mi humilde aportación , te haga al menos, tener un nuevo enfoque.
Un abrazo de tu amiga la flamenca.
Hablar contigo, ha sidocomo siempre, un placer ...

lola dijo...

Yo voy a dar la opinión de una mujer casada,enamorada(y es muy dificil después de 10 años de matrimonio mas 8 de noviazgo)y fiel.
Crreo que cuando buscas algo fuera de tu relación, es porque ésta ya no funciona. Todas las parejas pasan por etapas en las que todo te parece una mierda, que has perdido la ilusión del primer año, pero, y la complicidad, amistad, confianza el cariño?.
Todo eso es lo que cuando se pierde te puede influenciar a que tengas un lio,la chispa tambien ojo!.
Hay que esforzarse un poco para que no se pierda esa gracia, pero se tienen que esforzar las dos. partes.
Claro que nunca será como al principio,(me refiero al tonteo que se tiene) pero eso no es motivo para decir que la cosa no va bien.
Yo no veo bien la infidelidad,bajo ningún concepto, si no estás bien déjalo.

Irene dijo...

Aliena,
Yo no sé, si está tan clarísimo que el motivo principal o predominante sea que la relación de pareja falla, porque la realidad es que la mayoría de mujeres que tienen una relación fuera del matrimonio (tema del post) suele romper con el tiempo esta relación clandestina y no abandonan a sus maridos.
Ah! y brindo por tu último pensamiento!! Chapó.

Mª Angeles
Muy buen resumen!!
He escuchado, incluso, opiniones de personas que afirman que una infidelidad en la pareja reaviva la pasión en un momento determinado, mmm, no sé yo...

Querida Flamenca,
Olé, olé y olé a tu comentario!! Gracias por tu opinión, ORIGINAL y nueva perspectiva (no dejes de comentar, please...)
Me quedo con tu frase “no somos medias naranjas, sino naranjas enteras”
Pero querida Flamenca, amiga mía, nosotras somos unas “buscadoras empedernidas” y lo seremos hasta la muerte, a veces no se nos entiende bien, porque lo que buscamos es el Nirvana y no la media naranja. Aclaro que esta última frase no está relacionada con el post, sino con muchas tertulias compartidas con mi amiga “La Flamenca”, acerca de temas varios de “la vida”.
Qué pena no llevar hoy sombrero... para quitármelo.

Lola,
Por fín, una casada que se pronuncia!!. Tu postura es la de la mayoría de las personas emparejadas. No toleras la infidelidad, ni la practicarías, ni la perdonarías. Ese es el pacto de muchas parejas, y tan respetable como cualquier otro. Como decía: “la fidelidad cuesta si, a veces, pero se supone que compensa”.

Un besazo a todas!!

Anónimo dijo...

No estoy de acuerdo con la frase de flamenca, somos naranjas enteras, ni hombres ni mujeres estamos completos sin la relación afectiva en pareja, trio o como cada cual elija.
Haciendo uso del teorema de las medias naranjas, a mi me gustaria encontrar la mia, pero... ¿como puedo hallarla entre casi 7.000.000.000 millones? a partir de aquí y en la busqueda de nuestra mitad, pasamos por relaciones en las que creemos encontrarla, cuando se desmonta la creencia y hemos adquirido compromisos, responsabilidades y además queremos a nuestra pareja ¿porque no? ¿que podemos hacer si conocemos a alguien que nos atrae? ¿seguir la doctrina? ¿de quien? ¿porque? elegimos la doctrina católica?, la islamica? la mormona, Hindú? o la Inuit? adoctrinados o libres e aquí la dificil cuestión.

Irene dijo...

Difícil cuestión la que planteas, ANONIMO,
tal como tu lo expones, se trataría entonces, de ¿ser fiel a uno mismo? ¿A lo que siente en cada momento? Encuentras lo que crees que es tu media naranja, y mas adelante, por la razón que sea, te lo replanteas... A qué serle fiel, ¿a tu pareja que cree en tu amor eterno (porque tu así se lo hiciste creer, entre otras cosas)? ¿A tu religión? o ¿A tus sentimientos?.

lola dijo...

Yo no tengo afinidad por ninguna religión, es más las detesto todas.... pero creo que eso debería ser un mutuo acuerdo entre ambas partes, quiero decir, que si a los dos les parece bien estar con otras personas, pues adelante, pero que tu creas que solo esta contigo y te la esté pegando , me parece mal.
Si es tan facil como , cuando piensas hacerlo, ponerte en el lugar de tu pareja, si te lo hiciese a que te sentirias como una mierda?, pues eso que hay que respetar......

Irene dijo...

Lola, llevas mas razón que un santo, pero la realidad es que el planteamiento que hace mas arriba ANÓNIMO lo experimentan en algun momento muchas personas que quieren a sus parejas.

lola dijo...

YA, pero ahí es donde interviene la moral de cada uno....
- Que mi marido no es romantico, voy a ver si éste que me invita a una copa si lo es, y me desquito...
- Que mi mujer no quiere pachanga todas las noches, pero ésta que me tontea me da lo que yo necesito...
Volvemos a lo de siempre, si hay un acuerdo ok si no.....SON CUERNOS!!!

Caótica dijo...

Se dice craso error, no graso error. Lo siento, no he podido evitarlo. Respecto al tema, dudo mucho que la infidelidad femenina se diferencie demasiado de la masculina.

Irene dijo...

Caótica, gracias por el inciso, lo modifico ahora mismito. Me alegra verte por aquí, te leo desde hace tiempo, tu también me has leído antes, por ello si ves aquí algo que te suene, no te extrañe.
Por cierto, ¿cómo has llegado hasta aquí? siento gran curiosidad.
Un beso insurgente.

Caótica dijo...

He llegado paseando, como llego a todos sitios, jejeje. Un besin

Anónimo dijo...

Lola, que tipo de moral tienen los inuit, que ceden asus mujeres y lo hacen gustosas para deleite de sus amigos y familiares... Yo creo que tienen la misma moral que todos, adoctrinados.
Y, que son los cuernos? detesto, esta descalificación.
Quien puede llegar a un acuerdo con la doctrina que hemos recibido durante siglos... Hasta que la muerte nos separe?
Creo que morimos por negarnos lo que somos, seres humanos, me niego a ser un animal amaestrado, adoctrinado y por esto no hago ningun mal a nadie.
una última reflexión. ¿Que duele mas? que te pongan los "cuernos" o que te enteres.
Dicho esto ¿Pones la mano en el fuego por tu pareja?
Jose

lola dijo...

Hola Jose,yo hasta ahora la pongo, pero ya se sabe que el ser humano es impredecible.
Respecto a lo otro, no me entiendes,yo he dicho creo que en dos ocasiones que si se está de acuerdo, de puta madre! ole! el sexo está genial!, pero lo que criticaré hasta la muerte, es que te digan que solo estás tu, y no sea así.
Que que me dolería mas? Pues eso, el engaño, porque si hay acuerdo no es infidelidad.
Un saludo.

Quiuba dijo...

yo creo que el hombre y la mujer es infiel por el mismo motivo exactamente, buen sexo, algo prohibido y algo que nadie sabe, y como algunos hombre tambien las hay que lo hacen por apuntarse otro tanto, si yo he visto listas de quien se va con mas, es muy triste pero es cierto, cada cual tiene su moralidad, y su grado de morbosidad.
Yo me sentiria mal, aparte que no creo que fuera capaz de no confundir nombres, seguro que la lio jaajajaj o me equivoco con los cumpleaños o algo asi, o diria, te acuerdas cuando lo hicimos ahi? a no? no lo hicimos ahi?? ajajajajaj

Publicar un comentario